Archivo de la etiqueta: horno

Pavo relleno

Mi hijo se empeñó en que hiciera un pavo para Nochevieja y yo, que ganas tenía pocas, pues accedí a su deseo y me puse manos a la obra.

He leído en algunos blogs que el pavo es mejor si está deshuesado, pero por miedo a que me quedara un churro preferí que estuviera enterito. Si hay una segunda vez, creo que intentaré que sea así, para poder cortarlo en rodajas.

El pavo lo recibí el día antes de su preparación y según vi en varios blogs, empecé a inyectarlo con una mezcla de mantequilla y coñac, tres veces ayer y dos veces el segundo día. La verdad que el pavo quedó borrachito, borrachito.

INGREDIENTES

  • coñac
  • vino blanco
  • pimienta negra molida
  • sal al gusto
  • manteca de cerdo
  • perejil fresco
  • trufa (dos unidades de Mercadona que vienen en un bote de cristal)
  • 750g de carne picada, mezcla de cerdo y ternera
  • 100 gramos de piñones
  • 100 gramos de uvas pasas
  • media bandeja de champiñones laminados
  • 200g de cebolla troceada
  • unas ramitas de apio
  • aceite de oliva
  • un vaso de zumo de naranja natural
  • una naranja
  • 300g de chalotas

ELABORACIÓN

Como ya dije arriba, el pavo es conveniente emborracharlo e hidratarlo con mantequilla y coñac, sobre todo en la pechuga y los muslos. La carne de pavo es muy seca y necesita una ayudita. Y gracias a la ayudita quedó bien jugoso.

EL RELLENO:

El relleno o farsa se puede hacer al gusto, pero es interesante que contenga algo que le dé un poco de dulzor. Ponemos las pasas y los champiñones en remojo con coñac para hidratarlos y que cojan un poco de sabor, y mientras doramos la cebolla con un poco de aceite de oliva. Por otro lado ponemos la carne en un bol y la salpimentamos, añadimos los piñones, la trufa rallada, perejil, un chorrito de zumo de naranja, los champiñones troceados y el apio troceado. Añadimos la cebolla cuando esté dorada y mezclamos con algún utensilio para no quemarnos. Cuando ya la masa está a una buena temperatura mezclamos con las manos hasta conseguir mezclar bien todos los ingredientes.

RELLENAR EL PAVO:

Primero vamos a rellenar el pavo por la parte superior, por donde estaba la cabeza, y lo cerramos usando la piel y unos palillos para sujetarla. Luego rellenamos por la parte inferior (ya sabemos cuál) y para cerrar ponemos una naranja entera, que sujetamos con palillos a la piel del pavo.

TERMINAMOS DE PREPARARLO:

Ahora toca cubrir el pavo con la manteca de cerdo, hay quien usa bacon y al terminar de hornear ese bacon se desecha. Ablandamos la manteca un minutito en el microondas y le añadimos perejil picado. Y cubrimos todo el pavo con la manteca, como si le estuviéramos dando un masaje. Salpimentamos el pavo (yo lo hice realmente antes de enmantecarlo) y lo cubrimos con el zumo de naranja que nos queda, el vino blanco, un chorro de aceite de oliva y un vaso de agua.

HORNEAMOS EL PAVO:

Según las recetas que he leído, el pavo necesita de 45 a 50 minutos por kilo de peso, en mi caso son 6.800kg, así que son unas 5 horas más o menos. Lo ponemos con calor arriba y abajo a unos 180 grados. Mi horno no es gran cosa, así que a ratos le he puesto el turbo, pero con mesura para que no se me queme o se me seque.

Cubrimos el pavo con papel albal hasta que falte una hora o así del horneado, así no se nos secará y se nos quedará bizcochadito.

Cada hora vamos a abrir el horno y a destaparlo para regarlo con los jugos de la salsa. A mitad de la cocción añadimos las chalotas, y como dije antes, cuando falte una hora lo destapamos. Si vemos en algún momento que nos falta agua en la fuente, tendremos que añadir un vaso o lo que consideremos necesario.

Lo más difícil fue saber cuándo estaba hecho, lo que hice fue pinchar y ver que había calor suficiente en el interior del pavo, y vigilando en todo momento que no se chamuscara por fuera.

Tengo que decir que todo el mundo miró al pavo de lado en un principio, pero fue probarlo y raro fue quien no repitió. El resultado fue una carne jugosa, con sabor y deliciosa. El relleno tampoco se quedó atrás, pero las auténticas estrellas fueron las chalotas. No sé si repetiré porque es un reto complicado. Lo cierto es que después de haber aprobado con nota mi primer pavo relleno, ya no hay reto que vea imposible. Feliz año.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/d5e/46632657/files/2015/01/img_7023.jpg

Redondo de ternera asado

IMG_4719.JPG

El fin de semana estuve en Oviedo en casa de mi amiga Carmen que es una anfitriona de primera, y como tal, nos agasajó con un asado como este del que tuve que copiar la receta para hacerlo en casa. Aquí va.

INGREDIENTES:

  • Un redondo de ternera
  • Una cebolla cortada en trocitos
  • Un puerro cortado en trocitos
  • Una zanahoria troceada
  • Unos dientes de ajo
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN

Ponemos el horno a calentar a 230 grados, mientras ponemos el redondo en una fuente para el horno y lo untamos con aceite. El redondo se coloca con la grasa por encima para que no quede seco. Lo metemos en el horno y pasamos a la verdura. Troceamos la verdura y la ponemos en la fuente y le ponemos otro poco más de aceite por encima. Cerramos el horno de nuevo.

El tiempo para el redondo se calcula de la siguiente manera: son 15 minutos por kilo de redondo, el mío pesaba 3.600, le correspondían unos 60 minutos, pero le añadí 10 por el calor que se pierde al abrir y cerrar el horno. En muchas recetas se recomienda que se dé la vuelta al redondo, yo no se la di.

Al terminar el tiempo de horno lo dejamos otras dos horas con la puerta cerrada para que se siga cociendo con el calor residual.

Sacamos el redondo de la bandeja y lo troceamos en una tabla de cortar. Con las verduras y el caldo que ha soltado la carne hacemos una salsa, podemos usar el pasapuré, la thermomix o la batidora.

Carmen suele ponerle apio, pero yo no soy muy fan de esta verdurita, así que lo hice con puerro.

El resultado es inmejorable y el tiempo invertido unos 15 minutos en la preparación. La foto creo que habla por sí sola. Juzguen ustedes mismos.

Aprovecho para mandar un beso muy fuerte a mis amigas Carmen y María y a sus familias que me acompañaron en un fin de semana lleno de aprendizajes. MUACK!!!!

Berenjenas gratinadas

la foto (8)Esta es una receta muy simple que bien sirve de primer plato o de cena ligera.

Cortamos las berenjenas de forma longitudinal y las colocamos en una bandeja de horno. Horneamos 40 minutos a 170º.

Sacamos las berenjenas y, o bien las dejamos enfriar y las metemos en la nevera para otro momento, o las cubrimos de queso rallado sobre la marcha y gratinamos en el microondas o en el horno unos 3 minutos. Y ya está. Si decidimos no gratinarlas sobre la marcha, las guardamos sin el queso.

El sabor es muy muy bueno. La pinta de la foto no lo es tanto, las berenjenas nunca han sido bonitas una vez cocinadas u horneadas.

Escalivada

20130421-123644.jpg

Después de unos días en Pamplona comiendo Pintxos y verdurita por doquier, volvemos a la carga con una nueva recetilla.

Me encontré con unas berenjenas, pimientos rojos y calabacines en la nevera y unas cebollitas francesas que aún no había probado. Y bueno, como no quería que se me pusieran pochas empecé a googlear buscando recetas con berenjena y me encontré con la famosa escalivada.

Según las recetas tradicionales, la escalivada queda mejor si la verdura se asa a la brasa, pero como en casa no tenemos brasa, no las he hecho al horno. Les cuento.

INGREDIENTES

  • 2 pimientos rojos
  • 3 calabacines
  • 3 berenjenas
  • varias cebollitas francesas y cebolla blanca
  • aceite de oliva
  • sal

ELABORACIÓN

Se laminan los calabacines y la berenjena, se corta la cebolla blanca en rodajas y el pimiento en tiras. Con las láminas rellenamos el fondo de una bandeja de horno grandita y cubrimos con aceite y sal, y vamos poniendo las verduras en capas, siguiendo el mismo procedimiento con cada capa. Para no llenar las verduras de demasiado aceite, utilicé un pincel de silicona, de los que se usan en repostería.

Cuando tenemos todo montadito, metemos la bandeja en el horno precalentado a 170º y lo dejamos unos 45-50 minutos.

Podemos servir la escalivada tal cual sale del horno, calentita, y decorada con un poquito de romero, o bien podemos guardarla en la nevera y tomarla como guarnición de otro plato o como ensalada fría.

Y bueno, ya que vengo llegando de Pamplona, les dejo un par de fotos que por allí saqué. La verdad que   me encantó esta ciudad, llena de gente amable y de calles como de cuento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lasaña a la boloñesa con Thermomix

lasaña boloñesa

Esta receta es una adaptación de la receta Lasaña II de mi blog de cabecera, el Recetario Canecositas. Esta receta se divide en tres partes, la bechamel, la boloñesa y el montaje de la lasaña. A mí me gusta empezar por la bechamel para ahorrarme el lavado de la máquina entre una cosa y otra.

 

La Bechamel

*Antes de hacer nada, rallamos el queso que usaremos al final para espolvorear por encima de la bechamel, ya que tiene que hacerse con el vaso limpio.

Ingredientes

  • 60g de aceite de oliva
  • 90g de harina
  • 900cc de leche
  • sal y nuez moscada al gusto

Preparación

Programamos 8 minutos, 90º, velocidad 4. Reservamos aparte para preparar la boloñesa.

La Boloñesa

Ingredientes

  • 1kg de carne de ternera picada
  • 400g de tomate frito (yo uso el de Solís)
  • media bandeja de champiñones
  • medio pimiento rojo
  • 1 cebolla grandita
  • 1 zanahoria grandita
  • 50g de aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • 2 cucharadas de orégano

Preparación

Trituramos la verdura al 4-5 unos segundos, hasta que la veamos troceadita. Bajamos los restos de las paredes del vaso y añadimos el aceite, la sal y programamos 10 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.

Mientras se hace la verdura, salpimentamos la carne e intentamos ir separándola para la posterior cocción.

Al terminar vertemos el tomate, añadimos el orégano, y mezclamos 10 segundos a vel. 9 y bajamos lo que queda en las paredes del vaso.

Y hasta aquí llega el uso de la thermomix. Aunque la receta original sigue le proceso en la máquina, yo, que tengo la Thermomix 21, veo que se me queda pequeña y que la máquina no hace bien su trabajo, así que lo que hago es separar la carne en un caldero grandito, y ya vierto despacito el contenido de la thermomix. Y claro, ahora es mi mano la que remueve la boloñesa a fuego lento para que no se pegue durante 10-15 minutos, hasta que veo la carne hecha.

La Lasaña20130224-101813.jpg

Ingredientes

  • Una o dos cajas de placas de lasaña precocinadas, yo uso las de la foto, que son las Barilla Lasagne all’Uovo, las consigo en Hipercor, no sé si se venden en otros sitios y me gustan porque no hay que cocinarlas ni ponerlas en remojo. Depende de la bandeja que usemos, se necesitarán una o dos cajas.
  • Queso rallado

Preparación

La verdad que lavar la bandeja después de una buena lasaña, es una tarea que no me gusta afrontar, es lo que yo llamo “un trozo”, así que desde que uso las bandejas desechables de horno de Albal soy una mujer más feliz. Compro un tamaño medianito, se llama “molde ensaladera aluminio” y el envase contiene dos unidades, lo justo para esta receta, y la medida es de 31x21cm. Además, nos ahorramos engrasar el molde.

La lasaña antes de hornear.

Al lío, para montar la lasaña cubrimos el fondo del molde con un poco de bechamel y ponemos la primera capa de placas de lasaña. A continuación vertemos la boloñesa y volvemos a cubrir con placas, boloñesa de nuevo, y una última capa de placas. Por último, cubrimos con la bechamel y el queso rallado. Es importante que la bechamel cubra bien las placas de la capa superior, si no éstas no se cocinarán como es debido y quedarán duras y secas.

Yo suelo poner unas capas finas de boloñesa, y así saco dos bandejas con las que comen 8-10 personas, o mi marido y mi hijo unos cuantos días. La primera vez la hice en un molde más grande y con capas de boloñesa mucho más gruesas, pero al final me quedó tan grande que se me rebosó en el horno y fue una verdadera tragedia.

Metemos la lasaña en el horno precalentado a 200º, 20 minutos, y cuando falten 3 minutos más o menos le subimos la temperatura para que se gratine el queso. Al apagar el horno podemos dejar la lasaña un poco más hasta que termine el gratinado y así ahorramos un poco de energía. Lo ideal es meterla en el horno justo antes de comer para que esté calentita. Podemos incluso dejarla preparada del día anterior o desde por la mañana y hornearla en el momento justo.

Si no queremos hacer dos lasañas, podemos aprovechar la boloñesa para unos espaguetis, o simplemente congelarla para otra receta, y en ese caso tendremos que hacer la mitad de la becvamel.

También se puede congelar antes de hornear y así tenemos para dos veces.

Lo que más me gusta de esta receta es que la boloñesa no queda aguada, y lo que más me gusta de la lasaña es que es una forma deliciosa de ocultar un montón de verdura. Y bueno, es que queda buenísima.