Archivos Mensuales: enero 2015

Albóndigas al horno con Thermomix

2015/01/img_7301.jpg

Las albóndigas justo antes de ir al horno.

Esta receta la he sacado con el libro que me trajo mi Thermomix 21, pero como siempre le he hecho mis propias modificaciones. Es muy fácil y lleva poca grasa.

INGREDIENTES PARA LAS ALBÓNDIGAS:

  • 1kg de carne picada de ternera
  • 1 trozo de pan duro o pan rallado
  • 2 dientes de ajo
  • perejil al gusto
  • una cebolla
  • 4 huevos
  • dos cubiletes o medio vaso de leche
  • sal, pimienta y nuez moscada
  • medio vaso de leche
2015/01/img_7302.jpg

Las albóndigas tras 15 minutos en el horno.

INGREDIENTES PARA LA SALSA DE TOMATE

  • 50g de aceite de oliva virgen
  • 1 cebolla grande
  • ajo
  • 3 tomates maduros
  • medio pimiento verde y medio rojo
  • un vaso de vino blanco
  • un vaso de caldo de ave
  • sal y pimienta
  • 400g de tomate frito orlando (me gusta el ecológico)

 

Ponemos en el vaso el pan, ajo, perejil y cebolla y rallamos 5 segundo a 4 y 5 a 8, de forma progresiva, más o menos. Añadimos el resto de los ingredientes menos la carne y mezclamos a velocidad 8. Vertemos en un cuenco junto con la carne picada y mezclamos con las manos bien lavaditas. Si nos queda muy líquido, añadimos pan rallado. Si podemos, lo dejamos una hora de reposo en la nevera.

Mientras hacemos la salsa. Ponemos todos los ingredientes sólidos primero y trituramos a velocidad 5, añadimos el resto salvo la salsa de tomate, y ponemos media hora a 100 grados, velocidad 3. Al terminar trituramos 30 segundos a velocidad 8 o 9. Al terminar reservamos.

2015/01/img_7303.jpg

Añadimos la salsa y volvemos a hornear.

Cuando pase la hora o cuando buenamente podamos damos forma a las albóndigas y las ponemos en una bandeja de horno. Ponemos a 220 grados, con el grill encendido, unos 15 minutos o hasta que estén doraditas. Las sacamos del horno y les damos la vuelta, y volvemos a dorar el tiempo que sea necesario. A continuación incorporamos el tomate frito a la salsa que tenemos reservada y mezclamos. Cuando tengamos las albóndigas doradas por los dos lados añadimos la salsa a la bandeja y horneamos hasta que estén hechas, unos 20 minutos dependiendo del horno.

Es la primera vez que hago esta receta así en el horno y me ha gustado mucho eso de no tener que freír y no tener todo pringoso.

Para hacerla sin Thermomix, picamos los ingredientes de las albóndigas con lo que solamos hacerlo y mezclamos igualmente, y la salsa la podemos hacer como un sofrito.

Las hemos comido acompañadas de un arrocito blanco. Han quedado jugosas y nada grasientas. Todo un descubrimiento.

2015/01/img_7306.jpg

Ricas, ricas.

 

Merluza a la vasca

2015/01/img_7117.jpgAunque estemos en Canarias, está haciendo mucho fresquito, así que un platito de cuchara bien que se agradece.

Esta receta la saqué del libro En Familia con Karlos Arguiñano, aunque la tuneé un poco porque no tenía ingredientes frescos, sino de bote. Si así quedó bueno, no me imagino cómo será con espárragos y guisantes frescos.

INGREDIENTES

  • Medio kilo de guisantes congelados
  • 600g de merluza preferentemente en rodajas
  • 4 huevos duros
  • vino blanco
  • cebolla troceada
  • un poco de harina
  • un bote de espárragos
  • sal
  • aceite de oliva

ELABORACIÓN

Hervimos los guisantes con sal al gusto unos 10 minutos y reservamos. En una cazuela ancha doramos la cebolla (bastante) con unas cucharadas de aceite (sin pasarnos). Cuando la cebolla está doradita, ponemos la merluza previamente sazonada y la hacemos unos 3 minutos por cada lado y retiramos a un plato aparte. Añadimos un poco de harina a la cebolla y el vino blanco, corregimos la salsa con un poco de agua si nos queda muy espesa. Yo solo le puse dos cucharadas de harina. Incorporamos la merluza, cubrimos con los guisantes, añadimos los huevos en rodajas y decoramos por los lados con los espárragos. Cocemos a fuego lento unos 10 minutos.

Vascos del mundo, no me matéis. Me quedó riquísimo, espero no haber destrozado mucho la receta.

Pechuga a la Villeroy

2015/01/img_7114.jpgComo ya decíamos en el post anterior, hemos hecho una Pechuga a la Villeroy sacada del libro de recetas de MasterChef Junior. La receta quedó muy bien, pero también consideramos que se tarda muchísimo en hacer y no sabemos si compensa el esfuerzo. No obstante, la cuelgo aquí, con mis variaciones.

INGREDIENTES:

  • 500g de pechuga de pollo
  • un vaso de leche
  • 3 cucharadas de harina simple
  • una cebolla pequeña
  • una hoja de laurel
  • medio litro de caldo de ave (Hacendado o similar)
  • una yema de huevo
  • sal
  • pimienta negra en grano y molida
  • 30 g de mantequilla
  • aceite de oliva
  • un puñado de millos tipo Churruca (kikos)
  • pan rallado

ELABORACIÓN

Salpimentamos las pechugas y las ponemos las pechugas en una fuente de horno, cubrimos con el caldo de ave, añadimos la cebolla troceadita, la pimienta en grano y la hoja de laurel. Horneamos media hora a 180 grados, al acabar dejamos enfriar en su jugo.

Por otro lado hacemos la salsa Villeroy, que es como una bechamel pero más espesa y con una yema de huevo. Bueno, hacemos una bechamel espesita con la mantequilla, la harina y la leche y sal y pimienta al gusto. Cuando tengamos la consistencia deseada la retiramos del fuego y añadimos la yema de huevo.

Cogemos la pechuga que ya estará fría (dejamos reposar bastante) y la embadurnamos con la salsa. Cubrimos una bandeja o fuente con papel de horno y ponemos sobre ella las pechugas. Metemos en la nevera una media hora.

Molemos los millos (kikos) o machacamos y los mezclamos con el pan rallado. Con esa mezcla embadurnamos de nuevo las pechugas. La receta dice que dejemos reposar así una hora en la nevera, pero a mí me pareció excesivo y no lo dejamos reposar, ya no nos daba tiempo. Freímos en abundante aceite y listo. En nuestro caso la acompañamos de arroz blanco sin más en la cena.

Como ya dije al principio, quedaron muy ricas, pero no sé hasta que punto merece la pena tanto tanto esfuerzo. A lo mejor si hacemos una cantidad grande y congelamos una parte sin freír, sí que compensa.

Regalitos de Reyes

 

2015/01/img_7118.jpgLos Reyes Magos de Oriente, que son muy listos, trajeron a Miguel Ángel dos libros de cocina chulísimos.

El primero es el de MasterChef Junior. El libro trae poco menos de 50 recetas, todas ellas muy bien explicadas paso a paso. Estas recetas, a pesar de ser para niños, no son nada sencillas, pero con la ayuda de un adulto, se pueden elaborar sin problema. Ayer hicimos la Pechuga a la Villeroy, en otra entrada la enseñamos.

2015/01/img_7119.jpgEl segundo es En Familia con Karlos Arguiñano, es un libro muy bonito con unas fotos grandes estupendas de todas las recetas. Muchas de ellas
me suenan de libros suyos anteriores, pero el formato de este en cuestión es mucho más práctico a la hora de mirarlo mientras cocinamos. Además, contiene la friolera de unas 350 recetas y son todas relativamente fáciles de elaborar y con pinta de estar muy ricas.

Los enlaces se corresponden a amazon, donde se puede ver más información de ambos libros. Yo no gano nada con esto. 😉

 

 

 

Pavo relleno

Mi hijo se empeñó en que hiciera un pavo para Nochevieja y yo, que ganas tenía pocas, pues accedí a su deseo y me puse manos a la obra.

He leído en algunos blogs que el pavo es mejor si está deshuesado, pero por miedo a que me quedara un churro preferí que estuviera enterito. Si hay una segunda vez, creo que intentaré que sea así, para poder cortarlo en rodajas.

El pavo lo recibí el día antes de su preparación y según vi en varios blogs, empecé a inyectarlo con una mezcla de mantequilla y coñac, tres veces ayer y dos veces el segundo día. La verdad que el pavo quedó borrachito, borrachito.

INGREDIENTES

  • coñac
  • vino blanco
  • pimienta negra molida
  • sal al gusto
  • manteca de cerdo
  • perejil fresco
  • trufa (dos unidades de Mercadona que vienen en un bote de cristal)
  • 750g de carne picada, mezcla de cerdo y ternera
  • 100 gramos de piñones
  • 100 gramos de uvas pasas
  • media bandeja de champiñones laminados
  • 200g de cebolla troceada
  • unas ramitas de apio
  • aceite de oliva
  • un vaso de zumo de naranja natural
  • una naranja
  • 300g de chalotas

ELABORACIÓN

Como ya dije arriba, el pavo es conveniente emborracharlo e hidratarlo con mantequilla y coñac, sobre todo en la pechuga y los muslos. La carne de pavo es muy seca y necesita una ayudita. Y gracias a la ayudita quedó bien jugoso.

EL RELLENO:

El relleno o farsa se puede hacer al gusto, pero es interesante que contenga algo que le dé un poco de dulzor. Ponemos las pasas y los champiñones en remojo con coñac para hidratarlos y que cojan un poco de sabor, y mientras doramos la cebolla con un poco de aceite de oliva. Por otro lado ponemos la carne en un bol y la salpimentamos, añadimos los piñones, la trufa rallada, perejil, un chorrito de zumo de naranja, los champiñones troceados y el apio troceado. Añadimos la cebolla cuando esté dorada y mezclamos con algún utensilio para no quemarnos. Cuando ya la masa está a una buena temperatura mezclamos con las manos hasta conseguir mezclar bien todos los ingredientes.

RELLENAR EL PAVO:

Primero vamos a rellenar el pavo por la parte superior, por donde estaba la cabeza, y lo cerramos usando la piel y unos palillos para sujetarla. Luego rellenamos por la parte inferior (ya sabemos cuál) y para cerrar ponemos una naranja entera, que sujetamos con palillos a la piel del pavo.

TERMINAMOS DE PREPARARLO:

Ahora toca cubrir el pavo con la manteca de cerdo, hay quien usa bacon y al terminar de hornear ese bacon se desecha. Ablandamos la manteca un minutito en el microondas y le añadimos perejil picado. Y cubrimos todo el pavo con la manteca, como si le estuviéramos dando un masaje. Salpimentamos el pavo (yo lo hice realmente antes de enmantecarlo) y lo cubrimos con el zumo de naranja que nos queda, el vino blanco, un chorro de aceite de oliva y un vaso de agua.

HORNEAMOS EL PAVO:

Según las recetas que he leído, el pavo necesita de 45 a 50 minutos por kilo de peso, en mi caso son 6.800kg, así que son unas 5 horas más o menos. Lo ponemos con calor arriba y abajo a unos 180 grados. Mi horno no es gran cosa, así que a ratos le he puesto el turbo, pero con mesura para que no se me queme o se me seque.

Cubrimos el pavo con papel albal hasta que falte una hora o así del horneado, así no se nos secará y se nos quedará bizcochadito.

Cada hora vamos a abrir el horno y a destaparlo para regarlo con los jugos de la salsa. A mitad de la cocción añadimos las chalotas, y como dije antes, cuando falte una hora lo destapamos. Si vemos en algún momento que nos falta agua en la fuente, tendremos que añadir un vaso o lo que consideremos necesario.

Lo más difícil fue saber cuándo estaba hecho, lo que hice fue pinchar y ver que había calor suficiente en el interior del pavo, y vigilando en todo momento que no se chamuscara por fuera.

Tengo que decir que todo el mundo miró al pavo de lado en un principio, pero fue probarlo y raro fue quien no repitió. El resultado fue una carne jugosa, con sabor y deliciosa. El relleno tampoco se quedó atrás, pero las auténticas estrellas fueron las chalotas. No sé si repetiré porque es un reto complicado. Lo cierto es que después de haber aprobado con nota mi primer pavo relleno, ya no hay reto que vea imposible. Feliz año.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/d5e/46632657/files/2015/01/img_7023.jpg